¿Cuánto pesa tu vida? (experiencia motivacional)

0
353

Vivimos nuestra vida atribuyéndonos responsabilidades que muchas veces no nos corresponden, responsabilidades que se vuelven un peso en nuestra vida y que debemos resolver constantemente.

Te doy un ejemplo, “es mi responsabilidad que mi hijo salga adelante” no necesariamente, “si yo no le mando plata a mi familia en Venezuela ¿quién le manda?” no es así como funcionan las cosas, “tengo 30 años y todavía no he logrado nada” estás viendo el vaso medio vacío.

Estas son responsabilidades que nos atribuimos sin razón pues que mi hijo salga a delante no es “mi responsabilidad” mi responsabilidad es enseñarle las herramientas para que tome buenas decisiones en su vida, para que sepa solucionar problemas o para que el o ella misma salgan adelante con ayuda de ellos mismos.

“Emigrar es para personas fuertes mental y emocionalmente”

Cuando emigramos (sobre todo si venimos de Venezuela) hemos tomado la decisión más difícil de nuestras vidas, dejar todo lo que construimos y conocemos atrás para construir y conocer cosas nuevas, a esto los expertos le llaman “salir de tu zona de confort” y este termino incluye que vamos a fracasar muchas veces antes de obtener o que queremos.

Pero OJO! eso no es malo en lo absoluto fracasar es parte de el proceso de aprendizaje, pero no se equivoquen Alcanzar las metas también tiene que formar parte de su proceso de aprendizaje y es por esto que no estoy 100% de acuerdo con la frase “del fracaso se aprende” porque de los éxitos también se aprende.

Les voy a comentar mi experiencia personal: algunos aquí ya me conocerán, otros me están conociendo hoy pero permitanme contarles un poco sobre mi, soy hijo de padres divorciados y además hijo único, en el transcurso de mi vida me he mudado más de 20 veces (contadas) y me hicieron bullying en la secundaria (sí lo sé, tenía todas las de perder) soy una persona que está dispuesta a escuchar ideas diferentes, críticas y peor aún ofensas, todas estas razones es por lo que el cambio siempre ha formado parte de mi vida, así que emigrar no fue una decisión muy difícil de tomar.

Nos sentamos un día escogimos Argentina como el destino (no voy a entrar en detalles) pero el primer día que llegamos aquí mi esposa y yo nos propusimos una meta, debíamos trabajar y ser los mejores en lo que hacíamos para en un año estar tranquilos y estables y eso fue lo que hicimos, el primer año fue muy duro, trabajé en 3 callcenter y en una librería antes de encontrar trabajo en mi área, pero cada día que me levantaba para ir a uno de esos trabajos que odiaba me decía, “hoy subo un escalón más para lograr mis metas” y me lo repetía a diario.

Pero para lograr todo esto debimos desligarnos mucho de nuestras anteriores vidas, de lo que pensábamos que era nuestra responsabilidad y que realmente no lo era y comenzamos a enfocarnos en lo que eramos como individuos y lo que nuestra actitud de superación como personas indepedientes podía traer a nuestra relación de pareja y mirenme hoy 4 años después tengo más de 50K seguidores entre todas mis redes sociales, 1.8 millones de visualizaciones en YT, vivo de lo que me gusta y todas las ganas de seguir haciéndolo y no pienso parar de cumplir metas y sueños.

Yo quiero que se vean reflejados en mi, como yo me veo reflejado en ustedes, somos emigrantes, venezolanos y además buenas personas, no dejemos que eso cambie no dejemos que las circunstancias nos cambien, mas bien hagamos que las cosas pasen y que las circunstancias nos ayuden a lograr nuestros objetivos.

Antes de terminar los quiero dejar con una fábula que tiene una reflexión super interesante

Hay dos lobos que están siempre luchando. Uno es la oscuridad y la desesperación. El otro es la luz y la esperanza. ¿Cuál lobo gana? El que alimentas. Gracias.

Comentarios

comentarios

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here